Oneplus 2: Lo bueno, lo malo y lo feo

Comparte este artículo en:

El año pasado una pequeña empresa china llamada Oneplus revolucionó el mercado de la telefonía móvil con su primer modelo, el Oneplus One, considerado el asesino de buques insignia. Un equipo con todo el poder de un tope de gama que costaba menos de la mitad del precio.

Por supuesto, su sucesor vino cargado es expectativas y en Julio el Oneplus 2 vio la luz en uno de los lanzamientos más originales del año: Una visita a sus instalaciones vía realidad virtual.

Un buen uso del Google Cardboard, si me preguntan.

Lo Bueno

El Oneplus 2 tuvo una significativa mejora en cuanto a su calidad de construcción. Esta vez el plástico fue complementado por un marco metalico que le da al equipo una sensación más premium y una mayor integridad. Como acabado de serie usaron el llamado Sandstone Black (parecida al papel de lija) con una mejora respecto al del pasado año y, por supuesto, abrieron la posibilidad de intercambiar la tapa posterior por una mayor diversidad de materiales y texturas: Kevlar, Bambú, Rosewood y Albaricoque Negro.

Si hubo un lugar donde no hicieron ningún sacrificio fue en los internos: Un procesador Qualcom Snapdragon 810 (una versión 2.1 que, no sufre de sobrecalentamiento) y procesador gráfico Adreno 430. Hay dos versiones, una con 16 GB de almacenaje y 3 GB de RAM y otra de 64GB de almacenaje y 4 GB de RAM (esta última sería la que yo comprara de tener la oportunidad). Esto con una batería de 3.300 mAh que promete brindar energía por todo un día de uso.

Un sacrificio que, en mi opinión, fue justo es el que hicieron en la pantalla. Mantiene las medidas y resolución: 5.5 pulgadas en alta definición 1080p. Hay mejoras notables en la calidad de imagen y la reproducción de los colores, pero Oneplus decidió no seguir la tendencia de subir la resolución a 2K, básicamente para no sacrificar la autonomía del equipo. Claro, son menos pixeles que alimentar…

Hablando de pixeles, el Oneplus 2 viene equipado con una cámara de 13 megapixeles, los mismos que el año pasado, pero con estabilización optica de imagen y enforque guiado por láser (como el LG G3). Todo junto a un procesamiento de imágenes que, según la compañía, fue desarrollado por la gente más talentosa del sector. Hemos visto que el resultado es excelente, pero inferior al del LG G4 y el Samsung Galaxy S6.

Un pequeño detalle en el lado derecho del equipo es el switch dedicado para manejo de notificaciones: una forma muy sencilla de silenciar el teléfono sin necesidad de despertarlo.

También es un equipo que viene liberado de fábrica y tiene capacidad Dual SIM, por lo que es posible usar dos líneas en el mismi teléfono a la vez y es posible cambiar la transmisión de datos entre una y otra sin mayores apuros.

Finalmente, el equipo viene con su propia versión de Android, llamada Oxygen OS, que se basa en buena parte en Paraniod Android y es más cercana a Android puro que CyanogenMod. Es una experiencia un tanto más personalizable y asoma elementos que, hoy día, han sido integrados a Android 6.0.

Lo Malo

En todo equipo de bajo costo hay que hacer ciertos sacrificios, esta no es la excepción. El primer sacrificio está en el puerto USB. Si bien es USB tipo C, el próximo estándar, está basado en USB 2.0 y no el más rápido USB 3.0, por lo que la transmisión de datos no será la más rápida.

El segundo es que, ni incluye carga rápida, ni incluye carga inalámbrica. Por lo que tendremos que tomarnos nuestro tiempo para cargar la batería. En teoría la batería debería durar todo el día, pero en la práctica la duración es poco más que regular.

Lo tercero está en un sacrificio al que muchos analistas, incluyéndome, no le ven sentido: No tiene NFC. La gente de Oneplus presenta el argumento de que, en el día a día, el NFC se usa poco y, por eso, decidieron no incluirlo. Puede que sea verdad para el 2015, pero esto limita la longevidad del equipo en tiempos en los que el pago con NFC está empezando (finalmente) a usarse con más frecuencia y que un ecosistema de accesorios de conexión inalámbrica usan esta tecnología para emparejarse: Los parlantes Sony SRS-BTV5 son un ejemplo. Son cosas que no puedes pasar por alto si se supone que el Oneplus 2 es el asesino de los buques insignia del año próximo.

Oneplus2-001

Lo Feo

Para una firma cuyo slogan es “Nunca te conformes” (Never Settle), hay muchas cosas con las que uno debe conformarse. Son muchas las pretensiones en torno a un equipo que, gracias a su antecesor, tiene una feroz competencia en precio y especificaciones. Desde el Asus Zenphone 2 hasta el Motorola Moto X Pure y el mismo Google Nexus 5X. Todos tienen sus ventajas y desventajas, pero el precio es medianamente similar. Oneplus cambió el mercado pero ha tardado en reaccionar adecuadamente a ese cambio que ellos iniciaron… y eso se puede pagar caro.

Lo peor es que, a pesar de sus previsiones en cuanto al inventario inicial, el sistema de invitaciones es tan incómodo como de costumbre. Es conveniente para una firma pequeña, sirve para que la oferta y la demanda se nivelen, sí, pero la demanda ha superdo a la oferta y la distribución es muy limitada todavía. Seguramente mucha gente, mientras esperaba por una invitación para comprar el Oneplus 2, terminó armando su Moto X Pure a su medida (vía Moto Maker) y lo está disfrutando como nunca… mientras, la invitación no termina de llegar. Esa ha sido la desgracia para una compañía pequeña que quiere ser muy grande, muy pronto.

La publicación Oneplus 2: Lo bueno, lo malo y lo feo apareció primero en Android.net.ve.

Comparte este artículo en: